Home / Sin categoría  / Perlé por el mundo. Etapas 299, 300, 301, 302, 303, 304, 305, 306 y 307

Perlé por el mundo. Etapas 299, 300, 301, 302, 303, 304, 305, 306 y 307

Perlé vive la Navidad en Phokara. Domingo, 17 de Diciembre de 2017 Lunes, 18 de Diciembre de 2017 Martes, 19 de Diciembre de 2017 Miércoles, 20 de Noviembre de 2017 Jueves, 21 de Diciembre de 2017 Viernes, 22 de Diciembre de

Perlé vive la Navidad en Phokara.

Domingo, 17 de Diciembre de 2017
Lunes, 18 de Diciembre de 2017
Martes, 19 de Diciembre de 2017
Miércoles, 20 de Noviembre de 2017
Jueves, 21 de Diciembre de 2017
Viernes, 22 de Diciembre de 2017
Sábado, 23 de Diciembre de 2017
Domingo, 24 de Diciembre de 2017
Lunes, 25 de Diciembre de 2017

“Yo nunca seré de piedra,
lloraré cuando haga falta,
gritaré cuando haga falta,
reiré cuando haga falta,
cantaré cuando haga falta”

Rafael Alberti

Tras reunirte con tu amigo y escudero, el herenciano Darío, vivís unas jornadas muy especiales dende os veis inmersos en nuevas aventuras que, sin ser a lomos de Penélope, siguen forjando el espíritu inquieto y trotamundo de nuestro Perlé herenciano. Visitais el campo base que abre el camino a las cimas del Anapurna y me enviáis un precioso video desde el lugar.

Imágenes desde el check-point en el área de conservación del Annapurna donde veo a tu escudero Darío alimentarse con una fruta del lugar: la guaba. La silueta de esa mole pétrea es impactante, no en vano se trata de la décima montaña más alta de la Tierra, entre los 14 ochomiles, con 8.091 m de altura sobre el nivel del mar, y siendo considerada una de la más difícil de escalar junto con el K2 y el Nanga Parbat.

De sus milenarias cimas desciende el río Marshyang. Para cruzarlo un puente adornado con banderas budistas que son símbolos de buenos augurios para los escaladores.

Durante la decena de días que Darío está contigo una sucesión de actividades naturales en una naturaleza tan exquisita como la que os rodea. Trekking por el valle de Phokara donde os veis envueltos de tan legendario entorno en el centro del Reino del Nepal, e incluso los cielos nepalís han visto al Perlé herenciano transitar en parapente por el firmamento del gran Shiva .

La fascinación por el valle de Pokhara crece de forma exponencial y no queda ensombrecida ni por las mismísimas nubes que en esta época del año cubren las míticas cumbres de tan idílico escenario. Durante siglos el valle de Pokhara fue uno de los más legendarios y enigmáticos de cuantos había a los pies de los grandes Himalayas. La razón de su atractivo entre viajeros y montañistas de pro, radica en la misteriosa naturaleza de su aislamiento, y en la rotunda aseveración de que desde su población se podía disfrutar de las mejores vistas que existen de los espectaculares Himalayas. La férrea política de fronteras cerradas que siempre mantuvieron los reyes del Nepal no hizo otra cosa que aumentar el aura de leyenda que rodea al valle.

El primer visitante extranjero que desveló el misterio de su extraordinaria ubicación fue el japonés Ekai Kawaguchi, que en 1899 consiguió llegar aquí. Desde entonces no ha habido un sólo viajero que no llegara al valle y se quedara igualmente arrebatado. Su risueña población permaneció prácticamente aislada del resto del mundo, hasta que entrados los años 70 del pasado siglo XX los chinos acabaron la carretera que la unió con Katmandú.

A pesar de que en la actualidad gran parte del mito de Pokhara se ha desvanecido (el lugar ya tiene decenas de hoteles), su principal atractivo sigue siendo incontestable: en ningún lugar del mundo, ni siquiera en Katmandú, pueden admirarse a tan corta distancia mayor cantidad de los más altos picos himalayos.

Pokhara es un valle de clima típicamente subtropical, con una rica vegetación y un aire intensamente impregnado del perfume de buganvillas, cidros, plátanos y la flor de la mostaza.

La etnia de los gurung veneran en el lugar al Annapurna como montaña sagrada. Entre los gurung coexiste tanto el sistema de castas hindú como las creencias budistas (fruto de vivir entre los valles bajos de los primeros y las montañas de los últimos), pero básicamente son un pueblo que honra a las deidades animistas de las antiguas religiones que todavía subsisten en rincones remotos de las montañas que ahora trato de encontrar más allá de las nubes de aquella tarde azul turquesa.

Perlé por el mundo. Etapas 299, 300, 301, 302, 303, 304, 305, 306 y 307.

Tras la marcha de Darío reincias tu aventura desde la capital del Nepal, Katmandú. Te diriges a zonas ya visitadas con Darío, pues como en un flashback cinematográfico vuelves a recorrer los entornos naturales visitados junto a tu escudero pero ahora con la única compañía de Penélope para paliar la soledad del caballero

Tras regresar a Katmandú, desde cuyo aeropuerto retorna Darío, comienzas tu recorrido que te llevará a la conocida localidad de Pokhara en la fecha de celebración de la Navidad.

La capital nepalí es la mayor ciudad de Nepal, tiene algo más de un millón de habitantes, está situada en el valle de Katmandú en las cercanías del río Vishnumati. Se caracteriza por la gran cantidad de templos y palacios budistas e hinduistas y su enorme cantidad de imágenes de gatos, la mayoría de ellos del siglo XVII. Muchos de estos monumentos han sido por desgracia dañados por terremotos y la contaminación. En el valle de Katmandú se encuentran siete sitios clasificados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Abandonas Katmandú en dirección a Chandragiri, conocido enclave turístico por poseer un teléferico que te acerca a las cimas himalayas del Annapurna.

En tu sucesión de jornadas prenavideñas llegas a Daman. Enclave que posee una de las mejores vistas de los Himalayas, desde Dhaulagiri en el oeste hasta el Monte Everest en el este. El pueblo también contiene el Everest Panorama Resort, que incluye un helipuerto.

La leyenda dice que cuando el Dios Shiva estaba de luto llevando el cadáver de su amada esposa Satidevi, él descansó aquí. Estaba tan sediento que golpeó la roca grande con su tridente y salió agua, así que todavía podemos ver el agua que fluye entre las grandes rocas.

Tras Daman continúas tu ruta perleriana pasando por localidades como Manakamana donde se sitúa el Templo del mismo nombre que es el lugar sagrado de la Diosa Hindú Bhagwati. El topónimo Manakamana proviene de la unión de de dos palabras, “mana” que significa corazón y “kamana” que significa deseo. Venerado desde el siglo XVII, se cree que la diosa concede los deseos de todos los que hacen la peregrinación a su santuario para adorarla.

Una decena de kilómetros después en otra jornada aventurera recorriendo parajes naturales exquisitos llegas a Machapuchare. En el campo base de la montaña del mismo nombre me envía un video donde estás realizando unas gachas manchegas. Sé que habrá quien me tilde de exagerado pero me parece impresionante la imagen, nuestro perlé herenciano haciendo unas gachas manchegas en el corazón del mítico Nepal. ¡¡Impresionante!!.

El Machapuchare es una montaña venerada por la población local como lugar sagrado para el dios Shivá y, por lo tanto, no está permitida la escalada.

Y así el día de Nochebuena llegas a Pokhara

Este lugar se encuentra en una importante ruta comercial antigua entre el Tíbet y la India. En el s. XVII formaba parte del influyente Reino de Kaski, que fue uno de los Chaubise Rajaya (los 24 reinos de Nepal) gobernado por una rama de la dinastía Shah. Muchas de las montañas alrededor de Pokhara conservan todavía ruinas medievales de la época.

De 1959 a 1962 unos 300.000 refugiados llegaron a Nepal del Tíbet, que había sido anexionado por China. Cuatro campamentos de refugiados se establecieron en el valle de Pokhara, con el tiempo, estos campamentos se transformaron en asentamientos. Debido a su arquitectura diferente y sus banderas de oración, pueden ser fácilmente distinguidos de los demás asentamientos.

Hasta el final de la década de 1960 a la ciudad sólo se podía acceder a pie y por ello se consideraba un lugar aún más místico que Katmandú. La primera carretera se terminó en 1968, tras lo cual el turismo y la ciudad crecieron rápidamente.

Y en Pokhara pasas tu segunda Navidad del periplo que el caballero herenciano Perlé está llevando a cabo en su recorrido hacia Nueva Zelanda.

Estando nuevamente en Pokhara reflexionas sobre el contraste humano que a veces surge en los lugares por los que discurres, y que viste junto a Darío en este enclave.

“Pokhara es un sitio tranquilo comparado con el caos, el polvo y la suciedad de Katmandú. Me parte el alma salir por las calles cuando anochece y encontrame bandas de niños que no superan los 12 años mendigando, en el mejor de los casos fumando y, en el peor, esnifando pegamento. Es duro”.

El despertar de esa mañana de Navidad desde tu tienda de campaña nos ofrece una imagen que tú conviertes en un momento único e inolvidable.

“Despertar para ver el amanecer, y apreciarlo conscientemente, es todo un ritual que te eleva por unos instantes y hace partícipe de ese maravilloso espectáculo, de esa transición de la noche al día. Hoy he podido verlo de nuevo frente a varios rangos centrales del Himalaya”.

Tras despertar te aprovechas del microclima que se vive en el valle de Pokhara y disfrutas de un baño reparador.

Amigo Elías, una Navidad más que pasas a miles de kilómetros de tu Herencia natal. Escuchándote, días tras día, me sigues contagiando de tu ánimo e ilusión. Solamente desearte una Feliz Navidad Aventurera y una entrada al año 2018 llena de esperanza. 2018, parece increíble, unos meses y tu aventura concluirá. Ardo en deseos de abrazarte y rememorar tantos sucesos de los que me has hecho partícipe.

Como no, para despedir esta crónica me quedo con tus palabras, tan apropiadas para estas fechas navideñas, y con tu capacidad de descubrir la belleza del ser humano aún rodeado de una arrebatadora naturaleza:

“Después mientras desayunaba dal bath (una sencilla comida a base de arroz y lentejas) apareció ese pequeño ser sonriendo a todo el mundo. Qué bonito es sonreír, y qué buena energía da una sonrisa, ya sea de un niñito o de un abuelo”.

 

Textos: Ángel Martín-Fontecha Guijarro



Recibe nuestras alarmas, noticias y actualizaciones en Whatsapp

Teléfono con Whatsapp *