Home / Sin categoría  / Perlé por el mundo. Etapa 7

Perlé por el mundo. Etapa 7

ETAPA 7 “PERLÉ EN LA PLAYA” Martes, 18 de Julio de 2016                                                                                                     “No te dé afincamiento la prisión en que vas, porque así conviene para acabar más presto la aventura en que tu gran esfuerzo te puso.…”. (Cap.

ETAPA 7

“PERLÉ EN LA PLAYA”

Martes, 18 de Julio de 2016                                                                                                    

“No te dé afincamiento la prisión en que vas,

porque así conviene para acabar más presto

la aventura en que tu gran esfuerzo te puso.…”.

(Cap. XLVI, 1ª parte de “El Quijote”)

 

De nuevo tú, caballero, tomas tu montura Penélope y te adentras en una nueva ruta que te hará traspasar la frontera de la Comunidad Valenciana para adentrarte en Cataluña.

etapa 7

Atrás van quedando estos días de incertidumbre donde un doloroso pinchazo en tu rodilla izquierda te sumió en una desesperante impotencia. Sin embargo, tras ser reconocido por dos fisioterapeutas, parece que ves la luz en el túnel; y como curiosidad, como no vamos a plasmar la dolencia que te aqueja. En concreto, te han diagnosticado una “tendinitis de la pata de ganso”. Sí, ni más ni menos. Se trata de una dolencia en un tendón conjunto de tres músculos de la pierna que se inserta en la parte interna baja de la rodilla. El tratamiento más adecuado es el reposo, por lo que Elías deberás ser cauto y, aunque progreses en la aventura, no olvidar que la dolencia se puede reproducir.

Hoy inicias tu ruta saliendo de Benicarló y dirigiéndote, en paralelo a la preciosa Costa del Azahar castellonense, a la localidad de Vinarós. Es éste un pueblo de origen árabe, aunque cerca se han encontrado restos de asentamientos iberos. Como curiosidad decir que esta localidad presume, junto con la cántabra ciudad de Santoña, de tener la plaza de toros ubicada más cerca del mar.  Y como no podía ser de otra manera, nuestro Perlé carnavalero herenciano ha discurrido por uno de los pueblos que presume de un mejor carnaval en la costa mediterránea española, destacando su Gala de las Reinas y su Batalla de la harina.

Y dejando a tu espalda este pueblo te adentras en Cataluña por la denominada región del Bajo Ebro, en cuyo seno se asienta la zona más baja de la cuenca del Ebro y, cómo no, su delta.

Hace unos días asististe al alumbramiento del Tajo, y ahora estás próximo al lugar donde otro río tan sobresaliente como el Ebro (el mayor de España) se engarza en una unión inmortal al Mar Mediterráneo. Para este enlace, se forma un milagro natural como es un delta que constituye la mayor zona húmeda de Cataluña

Y cruzando el Parque Natural del Delta de Ebro llegas a tu destino de hoy bordeando pequeños pueblecitos como La Aldea (con momentos templarios en su historia), Perelló (con su cuevas rupestres del arte levantino, parientes de nuestra Rendija herenciana) o L´Ampolla (famoso por la pesca de langostinos y doradas); para terminar en La Ametlla de Mar,  una villa fundada en el siglo XVIII, en tiempos del rey Carlos III, cuando se repobló el lugar a base de pescadores valencianos y agricultores de poblaciones cercanas. Este lugar también es conocido como La Cala y a sus habitantes como caleros.

En tu recuerdo la imagen de los vastos arrozales del delta del Ebro y, como siempre, la amabilidad de la gente intrigados por conocer de tus proyectos aventureros. Ejemplos de estas gentes aquellas que te han visto pesar en un almacén de fruta, como te has acordado de tu tío Mercenario, a tu bicicleta Penélope y todos los apichusques que transportas. Ni más ni menos que 49 kilos, que sumados a los 70 de tu persona, nos muestra que tus piernas van moviendo casi 120 kilos en cada etapa diaria.

Y para terminar esta crónica como no evocar la anécdota que te ha pasado en la playa de Vinarós, cuando cuatro muchachas que estaban tomando el sol (en toples para más enjundia), se han interesado por ese Perlé que se resolvía a tomar un baño. Como Dulcineas preocupadas por su señor, embelesadas por la magnificencia de la hazaña, no han tenido por menos que rendirse a tus pies y te han invitado  a comer. Preciosa instantánea como colofón de una etapa esperada por todos.

Ahora a descansar degustando algún que otro manjar argentino, y dispuesto a la etapa de mañana con destino a Tarragona.

Textos: Ángel Martín-Fontecha Guijarro
CompartirShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page


Recibe nuestras alarmas, noticias y actualizaciones en Whatsapp

Teléfono con Whatsapp *