Home / Sin categoría  / Perlé por el mundo. Etapa 55

Perlé por el mundo. Etapa 55

ETAPA 55 Perlé enfrentándose a los primeros fríos.   Sábado, 8  de Octubre de 2016.   ‘Y tú, sol, que ya debes de estar apriesa ensillando tus caballos,  por madrugar y salir a ver a mi señora, así como la veas, suplicote

ETAPA 55
Perlé enfrentándose a los primeros fríos.

 

Sábado, 8  de Octubre de 2016.

 

‘Y tú, sol, que ya debes de estar apriesa ensillando tus caballos,
 por madrugar y salir a ver a mi señora,
así como la veas, suplicote que de mi parte la saludes”.

(Cap.XLIIL, 1ª parte de “El Quijote”)

                Nueva etapa centenaria por los kilómetros recorridos donde, en el primer tramo, has sido acompañado por tu anfitrión de la noche anterior, Pawel, que como un fiel Sancho Panza ha recorrido junto a ti los primeros kilómetros en un nuevo país que unir a tu periplo aventurero: Polonia.

etapa-55

            En Frankfurt an der Oder te despides de Alemania y a los pocos kilómetros entras en territorio polaco. La primera localidad polaca que te recibe es la de Krosno Odrzanskie de, aproximadamente, 13000 habitantes. Administrativamente el país está divido en voivodatos (similares a nuestras provincias) y el primero que se abre ante ti es el de Lubusz.

img-20161009-wa0011

            Estos primeros kilómetros en territorio polaco lo haces por la margen oriental del Óder en su confluencia con el río Bóbr. Históricamente esta región ha ido perteneciendo sucesivamente a diferentes reinos o imperios: Desde su fundación frontera entre el Reino de Polonia y el Sacro Imperio Romano Germánico, Ducado de Silesia (s. XII), Reino de Bohemia (s. XVI) y Reino de Prusia (s. XVIII)

            En 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue conquistada por el Ejército soviético. Tras la Conferencia de Potsdam pasó a la administración polaca y debido a la guerra la población se redujo de 10.800 habitantes en 1939 a 2.000 habitantes en 1946.

            Prosigues tu maratoniana etapa por las localidades de Szczawno, Sudol y Ploty hasta llegar a tu destino de hoy en la ciudad de Zielona Gora, con más de 100.000 habitantes.

            La etapa de hoy la desarrollas por caminos muy duros, con una humedad altísima y con unas temperaturas que empiezan a pronosticar la presencia de un otoño frío antecesor de un crudo invierno en Centroeuropa.

            Para estas eventualidades has adquirido un gorro de lana que llevas bajo el casco y tu sombrero, unos patucos encima de los zapatos para impermeabilizar tus pies, unos guantes para tus manos… en fin, todo lo imprescindible para las jornadas gélidas que se te presentarán. Aún así, el cambio de temperatura en estos días ha sido tan brusco que algunos síntomas de un incipiente resfriado ya se te van presentando.

img-20161009-wa0002

Llegas a Zielona Gora, fundada en el siglo XIII cuando fue fundada una iglesia en honor de Santa Eduvigis, patrona de Silesia, también se construyó un  castillo de madera cerca de la ciudad que fue destruido a finales del siglo XV. La ciudad sufrió incendios y continuos saqueos  durante la Guerra de los Treinta Años.

La ciudad fue anexada por el Reino de Prusia y al término de la I Guerra Mundial fue integrada como parte de la provincia de Baja Silesia en la Alemania de Weimar y posteriormente a la Alemania nazi. Al término de la II Guerra Mundial fue ocupada por el  Ejército Rojo pasando posteriormente a pertenecer a la administración polaca y consagrando  la antigua iglesia protestante de la ciudad como una iglesia católica.

Curiosamente tú, nuestro manchego perlé, llegas a una ciudad que ha sido conocida por sus vinos desde hace siglos. Las primeras bodegas alrededor de la ciudad fueron construidas en el siglo XIII; incluso desde 1852 un festival anual de vino tiene lugar en este enclave. Actualmente también tiene importancia la producción del Vodka Luksusowa (el vodka de lujo), a base de patatas en lugar de grano.

Llegado a tu destino de hoy te recibe Jacek, un hombre de 71 años con el que rememoras su viaje en bicicleta del año pasado, ¡¡con 70 años!! por Mongolia y parte de Rusia. Como tú dices conectasteis dos personas que, pese a la diferencia de edad, tenéis “la misma onda”. Su domicilio, construido durante la época comunista, te ofrece una calidez entrañable que te produce un inmediato e intenso sueño reparador.

img-20161009-wa0010

Y así concluyes esta primera etapa sabatina en Polonia. Tu objetivo llegar al destino que tienes en mente para el próximo sábado. Todavía unos cientos de kilómetros para ello pero tu ánimo impertérrito es la mejor garantía para conseguir ese propósito que iremos desvelando en futuras jornadas.

Ánimo amigo y cuidado con esos primeros fríos.

Textos: Ángel Martín-Fontecha Guijarro
CompartirShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page


Recibe nuestras alarmas, noticias y actualizaciones en Whatsapp

Teléfono con Whatsapp *