Ermita de San Cristóbal. Se encuentra situada fuera de la población, en la sierra del mismo nombre, junto al camino por donde se efectuó el trasvase de población de Villacentenos a Herencia.

Ermita de San Bartolomé. Es, junto con la de San Cristóbal la más antigua de la localidad, haciéndose mención de ella en las “Relaciones de Felipe II” (1575)

Ermita de San Antón. Levantada tras la Guerra Civil sobre los restos de la Ermita de Santa Lucía, construida en el año 1754.

Ermita de la Asunción. Más conocida como “La Labradora“, se construyó en el año 1760. Destaca por su decoración pictórica interior, de gran interés artístico, así como por el característico atrio frontal sobre columnas de piedra arenisca.

Ermita del Santo Cristo de la Misericordia. Construída en 1761, fue adosada a la antigua Ermita de Santa Ana, de la que también se hace mención en las “Relaciones de Felipe II”.

Ermita de San José. Construída en 1787, y rehabilitada en el S. XX.

Ermita de la Encarnación. De reducidas dimensiones, se caracteriza por su sobriedad, que invita al recogimiento.